NOSOTRAS NECESITAMOS AMAR PARA SENTIR PLACER

Te ha pasado alguna vez que te has sentido abandonada después de tener relaciones sexuales, confundida intentando entender cómo puede ser que se aparte de ti tan fácilmente, cuando tú estás sintiendo un vínculo emocional tan fuerte, y lo estás necesitando cerca?

Hay una razón por la que esto ocurre muchas más veces de esta forma, que en sentido inverso. Y es que energéticamente el cuerpo del hombre y de la mujer funcionamos distintos.

En el cuerpo de la mujer, nuestro polo positivo está en el corazón, en nuestros pechos, es el centro energético que activa nuestro cuerpo y que permite que nuestra vagina y nuestro sexo se abran al placer. Así que cuando nos entregamos a disfrutar, antes nos hemos entregado emocionalmente. Y por eso “sentimos” algo fuerte hacia esa persona. Y nuestro polo negativo está en nuestra vagina.

En el hombre en cambio es justamente a la inversa, su polo positivo está en sus genitales, y su polo negativo en su pecho.

En el video de hoy, te cuento cómo funcionan los polos positivo y negativo de la mujer y del hombre, para que puedas entenderte mucho mejor, lo que te ocurre es natural.

En esta sociedad de fast food, de si te he visto no me acuerdo, bombardeados de tanta información, a lo que nos invitan constantemente es a no sentir, a simplemente hacer. Así que el sexo atlético de cuerpos en movimiento que no sienten está a la orden del día. Eso es insatisfacción a la larga para todos, pero el hombre puede disfrutar del sexo sin activar del corazón mucho más fácilmente, nosotras no podemos.

Nosotras necesitamos amar para que nuestro sexo se abra y disfrutar del placer.

Así que hazlo con amor, y sino no lo hagas.

Si emocionalmente no lo vas a sostener, no lo hagas.

Un abrazo de corazón,

Andrea

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Quieres tener más y mejores orgasmos?

Descubre cómo usando huevos vaginales se despierta y fortalece tu zona genital, y sientes más placer en tus relaciones sexuales. Para mí hubo un antes y un después. En esta clase te cuento todos los secretos de esta práctica milenaria.

x