Y TÚ, ¿TIENES MIEDO A LA MUERTE O A LA VIDA?

Esta es la semana del día de los muertos. Hace unos años estuve viajando por un tiempo largo y pasé por Sulawesi, una isla de las muchas de Indonesia. En el sur hay una tribu o comunidad muy grande conocida como los Tana Toraja, ellos entienden la vida como una preparación para la muerte, y cuando alguien muere lo momifican y lo mantienen en la casa durante uno o dos años, hablándole, dándole de comer y cambiándole la ropa, hasta que han reunido suficiente dinero para la gran celebración del entierro.

Recuerdo el gran impacto que me produjo ver en primera persona todos aquellos rituales y esa forma de relacionarse con los muertos. Aquí nos cuesta bastante hablar de la muerte.

Y seguramente te estás preguntando ¿para qué me cuentas todo esto? Y tienes razón, se supone que aquí te hablo de Sexualidad Femenina. Pero es que vida y muerte están íntimamente unidas.

Llegamos a la vida a través del sexo, se conciben los bebés a través del sexo, y el nacimiento es a través de los genitales femeninos. El sexo nos lleva al goce y al placer. El placer hace que te sientas viva. La sexualidad nos hace sentir vivas, es la semilla de la vida y la expresión de la vida. Claro, si te permites sentirla.

Por eso cuando una mujer pierde su deseo sexual es como si perdiera el deseo de estar conectada a la vida, el deseo de disfrutar, de vivir, de gozar. Es como si una parte de ella se durmiera, se dejara morir por un tiempo. Decide seguir viviendo pero sin sentirlo del todo. Decimos que le tenemos miedo a la muerte… pero cuánto miedo le tenemos a la vida en realidad! Miedo al sexo, y miedo a vivir y sentir, real y plenamente.

Así que en estos días te invito a que honres la muerte y celebres la vida. De hecho, tus antepasados siguen vivos en ti, los hayas conocido o no. Eres fruto de todos los encuentros sexuales entre tus ancestros. Has heredado sus dones, sus talentos, sus virtudes.

Y también puedes haber heredado sus sufrimientos y sus traumas. Nuestras abuelas, bisabuelas y tatarabuelas vivieron tiempos difíciles, de mucha represión, abuso y guerra. A veces nuestros bloqueos sexuales son heredados, nuestras creencias sobre lo que es bueno o malo en el sexo, sobre lo que es correcto o es sucio y avergonzante, no son más que herencias de creencias y sufrimientos del pasado.

La buena noticia es que tú a través de tu cuerpo puedes sanarlo todo, liberarlo todo. La energía sexual es la más poderosa, y en tu cuerpo está toda la sabiduría para liberarlo. Nosotras que tenemos la suerte de vivir en estos tiempos de «libertad» sexual, tomémosla de verdad, no nos quedemos esclavas de la represión de nuestras ancestras.

Disfruta de tu sexualidad, disfruta de todo tu placer, porque es tuyo y te lo mereces. Y hazlo también en honor a todas las mujeres de tu pasado que no tuvieron esa oportunidad.

Cuando disfrutas, allá arriba o donde sea que estén, lo están celebrando un montón de mujeres.

Un abrazo grande,
Andrea

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



¿Quieres tener más y mejores orgasmos?

Descubre cómo usando huevos vaginales se despierta y fortalece tu zona genital, y sientes más placer en tus relaciones sexuales. Para mí hubo un antes y un después. En esta clase te cuento todos los secretos de esta práctica milenaria.